Ampliación del Museo Nacional de Escultura

Proyecto Final de Carrera

2016

La calle Cadenas de San Gregorio el rincón de mayor valor y calidad artística e histórica de la ciudad de Valladolid. El proyecto trata el espacio público, liberándolo y creando una continuidad en los edificios históricos y un telón de fondo frente al crecimiento desmedido de edificios cercanos.

La calle como una escena urbana.

El proyecto se divide en dos edificios; un cofre museístico separado del suelo continuando las fachadas histórica; un muro con elementos icónicos que exhiben el conocimiento.

Surge así el umbral, un conjunto arquitectónico con presencia propia pero no enfrentado al resto, sino completando el espacio vacío.

Se defiende la firme relación recíproca entre el proyecto museístico y el propio edificio. Debido a las cambiantes necesidades de un museo actual y basándose en la búsqueda de lo sorprendente, partimos de un espacio central vaciado, iluminado y cuyos usos son indefinidos, frente al espacio lateral. En determinados puntos ambos espacios se relacionan mediante las cajas expositivas, creando una dualidad entre el mundo rígido y pesado de los muros y la ligereza y plasticidad de las cajas en el espacio vacío.

El proyecto museístico no sólo tiene un desarrollo espacial por cada planta sino también uno en vertical. Es un recorrido de la memoria en donde cada plata añade información a lo visto en las previas. Lo introductorio precede a lo tangible y el recorrido sensorial nos devuelve y completa lo descubierto.

La estructura aérea del museo está compuesta por una ligera metálica y otra general de hormigón. Los dos muros sirven como vigas y junto con los muros laterales permiten el apoyo del forjado central de la primera planta, así como la sujeción de las cajas de hormigón expositivas y de los lucernarios centrales. La estructura metálica perimetral, conformada por perfiles HEB 200, es la encargada de sustentar las galerías laterales, voladizos que funcionan como cajas de acero ancladas a los muros de hormigón.

La estructura de la administración y biblioteca se encuentra formada por muros perimetrales de hormigón y pilares de acero sobre los que dispone un forjado bidireccional aligerado en sus partes centrales y macizado en los encuentros con elementos verticales. Las cajas de lectura tienen una estructura de acero con los mismos perfiles mencionados anteriormente y cuyos arriostramientos permiten comprender la estructura como otras cajas metálicas ancladas al muro de hormigón.