Edificio de Ciencias Biomédicas en la Universidad Carlos III de Madrid

Concurso nacional de ideas

2018

El Campus

La propuesta parte de un análisis exhaustivo del entorno de las piezas que constituyen actualmente el campus de la Universidad Carlos III en Getafe. El campus está formado por edificios aislados que utilizan el espacio público como nexo de unión. Lugares como la calle que une los edificios antiguos con los del nuevo plan establecen conexiones que facilitan la vida del campus. El proyecto nace con la idea de potenciar al máximo los espacios de reunión, ocupando la menor cantidad de suelo posible para permitir las circulaciones, los encuentros y la vida.

El nuevo edificio

El edificio se configura en dos partes bien diferenciadas. Todo el programa educativo, laboratorios, aulas y animalario forma parte de un volumen rotundo que ocupa las plantas superiores como una gran cubierta que define un umbral y acota el espacio de esparcimiento con sus sombras. Este gran volumen se sujeta gracias a dos cuerpos que se extienden por la parcela, creando tensiones y estableciendo conexiones con las preexistencias. En ellas se organiza de una forma eficiente y regular los despachos en contacto directo con el jardín que es el acceso al espacio de la universidad, protegidos del calor en verano y del frío en invierno gracias a su orientación y a la relación con el resto de elementos del proyecto. En el sótano se encuentra el garaje soterrado con las plazas de aparcamiento para servir a toda el área universitaria.

Una nueva forma de enseñar

Parte de la configuración de la propuesta se establece en función a los sistemas de blend education basados en unas enseñanzas físicas y virtuales complementarias. Así, el espacio libre adquiere gran protagonismo. Se entiende que la universidad como lugar físico puede basar su máximo punto de apoyo en la reunión, en el intercambio de opiniones y el contacto entre alumnos y profesores. De ahí la decisión de elevar el edificio para liberar el espacio de jardín y el potenciar elementos de conexión como los patios o los espacios verdes.

En el volumen de laboratorios y aulas se aplica también este concepto de nueva educación. Se plantea un anillo perimetral hiperconectado que no solo sirve como elementos de unión entre las clases y los laboratorios, sino que es un espacio con acceso a internet y equipado de dispositivos para hacer visible esa realidad del campus virtual.

En el espacio interior e iluminados mediante patios que atraviesan el volumen se ocupa el espacio con las aulas y los laboratorios conectados y organizados en bandas o crujías que facilitan dicha conexión y permiten una modulación del espacio, así como relaciones más lógicas entre aulas de diferente tamaño o aulas y laboratorios.